Nancy, la más bonita… o no.

Justo antes de las vacaciones de semana santa me desperté con una más que agradable noticia. He sido seleccionado (junto con varios compañeros) para poder colaborar en un proyecto que pinta muy interesante, y que tiene que ver con la ya mítica muñeca Nancy (la de Famosa y el portal, vamos).

En el concurso (y es que existen premios para ganadores y todo) se nos plantea el reto de poder compartir ideas, junto a algunos de los jóvenes artistas contemporáneos que despuntan en el panorama artístico nacional, y poder crear, codo con codo, un vestuario digno del juguete más moderno.

Famosa aporta el maniquí, y para los que pensáis que Nancy sigue sin aparecer por el gimnasio y tiene las piernas gorditas, nada más lejos. Nancy vive la vida padre, que para mí la querría yo, y su cuerpo se ha cincelado a base de escaladas y aventuras varias que realiza provista de todo tipo de complementos imaginables, siendo también su cara, maravillosamente nueva y perfecta, con pestañas con las que nos podríamos hacer trenzas sin ninguna dificultad.

Nancy y su scooter rosa… (Ese rollo)

La artista, es Nikita Rodriguez, o Cristina Llanos, y es que aparte de un amor, tiene tanto talento, que con una personalidad no le vale para desarrollarlo, utilizando las dos. Nikita es genial, sus pinturas coloristas, enérgicas, divertidas y con mucho simbolismo (punto este que compartimos plenamente). Su obra se basa en el error, en el concepto de que nada es una equivocación y que todo, mirado desde otro prisma, puede convertirse en un acierto, o una oportunidad. El proceso de creación, trazos mal dados, materia pictórica mal repartida… todo es susceptible de conversión llegando a convertirse en el foco de atención principal en la obra.

 

En cuanto a mí. Lo único en que pienso es que yo, al igual que la obra de Nikita, estoy plagado de errores de los que no debo sentirme avergonzado, sino de los que sacar lecciones y potenciar para ser utilizados en positivo. Mi Nancy no sera “la más bonita”. Quiero que tenga pelo corto, que sus pestañas sean de un tamaño humano y que lleve brackets, y vista con pelo de conejo rosa, y tenga colores y sea divertida y le de igual lo que piensen los demás porque ella está feliz y pasa total del resto.

Mi Nancy no será la más bonita, pero sí será la más molona.