curiositykilledthecat-banner-blog

Quédate a dormir

Os voy a confesar uno de mis mayores vicios tontos: pasarme las horas muertas viendo hoteles maravillosos por internet. Llamadme friki pero hago hasta bookings ficticios y todo. Además ahora con Pinterest ya ha sido la perdición, no hay día que pase sin pinchar en esa maravillosa pestañita de “Travel & Places”, me encanta. El caso es que de todos los que tengo archivados en mi amplísima barra de marcadores, hay uno que,  aparte de no ser del todo inaccesible, es uno de mis favoritos. Y es que desde que tengo uso de razón, no ha habido nada que llevando el nombre de Moschino no me haya gustado.

Una antigua estación de ferrocarril de estilo Neoclásico ha sido el lugar elegido para alojar toda la originalidad y frescura de la mítica firma italiana. El diseño de este hotel del centro de Milan ha corrido a cargo de Rosella Jardini, Jo Ann Tan y del arquitecto Luca Strada, los cuales han conseguido convertir este edificio de 1840 en uno de los sitios con más encanto de la ciudad italiana. La Maison Moschino cuenta con 65 habitaciones decoradas en 16 estilos diferentes. Lobos al más puro estilo de Caperucita Roja esperando hambrientos entre las sábanas, mesas que perfectamente podrían haber sido sacadas del País de las Maravillas o habitaciones no aptas para gente que habitualmente tenga mono de dulce; Son solo algunas de las genialidades que nos brinda este mágico lugar donde es imposible no querer quedarse a vivir. No me negaréis que después de ver las fotos no lo habéis anotado entre vuestras 100 cosas para hacer antes de morir. ¿Un detalle que me pierde? Los bolsos del restaurante a modo de botelleros. Lo más no, lo siguiente.

Creado a las 11:00 el Miércoles 18 abril 2012